Primera vez en Marruecos

"Las historias se han usado para despojar y calumniar, pero las historias también pueden dar poder y humanizar."  
Chimamanda Ngozi Adichie

¡Espero que la mía sea una de las últimas! 

Expectativas ante la aventura - salir de la zona de confort

Antes de viajar al sudeste asiático -Tailandia, Vietnam, Laos y Camboya- sabía muy poco de esos lugares. Por eso busqué información en Internet, compré guías y me reuní con personas que ya habían estado.  Sin embargo la ecuación era: Volar lejos, casi del otro lado del redondel de la tierra + Conocer culturas tan diferentes a la propia = incertidumbre, curiosidad, ansiedad, nervios:  ¿Con qué me voy a encontrar?” Sin embargo, una vez allá el misterio se iba develando al ser reemplazado por imágenes visuales, auditivas, olfativas, sensoriales y por muchas y variadas experiencias. Resultado final = un viaje de incontables experiencias con adjetivos positivos.

Al año siguiente, nueva aventura: Marruecos. Imaginé que iba a sentir el shock cultural. Pero mi mente ya había generado un patrón, que decía que, no solo me podía sentir muy cómoda en un entorno muy diferente al de todos los días, sino que además, lo disfrutaba mucho porque el nuevo desafío me hacía sentir motivada y más viva que nunca. La experiencia de Asia había sentado un precedente, por lo tanto Marruecos sería igual. 

Pero me equivoqué y paso a contar mi historia, una mujer sola en Marruecos aunque nada de esto tiene que ver con ser mujer sino con la cultura globalizada.

Ya en Marruecos: Informes que van llegando a mi cerebro

OJOS: Callejones angostos, viejos, con poca luz; hombres en ropas oscuras, caras serias; pocas mujeres en la calle, ninguna en las mesas de los bares, y casi todas con velo en el pelo y cubiertas hasta los pies.

OIDOS: Indescifrable árabe por doquier: entre jotas y otros sonidos se dejaba discernir algo parecido a  salam aleikum” “aleikum salam” y varias veces al día el llamado al rezo desde los parlantes de las mezquitas.

PIEL: confirma la humedad en los pasillos y el frío a la sombra. (abril 2014)

OLFATO: al momento de escribir esto no se encontraron los registros. 


Fes, Marruecos   Tetuán, Marruecos

Tetuán, Marruecos   Fes, Marruecos


Los datos recogidos por las diferentes fuentes solo lograban una cosa: disparar el sistema de alarma interno “deinsher-deinsher” (DANGER, yo lo escuchaba, no lo leía). Estaba en estado de alerta: el corazón quería salirse del cuerpo, mi respiración se aceleraba, se me secaba la boca, la cabeza giraba de un lado a otro (tipo ventilador de pie), me sentía nerviosa, desorientada y en peligro. Mi cuerpo estaba preparada para huir. Pero ¿de qué? 


En ese momento y en ese espacio (ahí / entonces) no pasaba nada, no había ninguna amenaza. Era mi mente la que estaba pasando una película y mi cuerpo reaccionaba en consecuencia.  
Ver información más detallada sobre el funcionamiento de la amígdala 


Bar en Chefchaouen, Marruecos


Mi estado no estaba fundado en la situación real del entorno sino que era producto de asociaciones poco felices, adquiridas principalmente a través de los medios de comunicación masiva, sin haber sido consciente de dicho proceso. ¿Cómo no va a dispararse mi sistema de detección temprana de peligros si estoy en un lugar oscuro, y por momentos desolado, como en las  escenas de crímenes de noticieros y series televisivas; paisaje árido, construcciones humildes, imágenes de guerra de noticiero angloparlante; si las personas que cruzo se ven y se escuchan como la mayoría de los malos de las películas norteamericanas del cable desde la caída de las torres gemelas hasta nuestros días?

Primer error, mi hipótesis era inválida. No me sentía tan bien como había especulado antes de hacer el viaje. 

También me equivoqué en pensar que no conocía nada de ese lugar, porque lo había visto incontables veces en diferentes contenidos de los medios, siempre relacionado a situaciones negativas. Actuales se me ocurren "Homeland" y "Tyrant". Pero la película “búsqueda implacable 2” (título original: taken 2) es el ejemplo más claro. Si bien se sitúa en Turquía un espectador no especializado no distingue la diferencia  en la arquitectura de los callejones, mercados, puertas que empiezan abajo rectangulares pero arriba son ovaladas o con forma de merengue y azulejitos de colores. En toda la película los malos que son musulmanes (lo sabemos por el saludo entre ellos) persiguen por la medina (parte antigua de la ciudad) al protagonista, que es el bueno, para secuestrarlo y torturarlo. Esto en venganza por las muertes que había causado en la película anterior donde se habían establecido los dos bandos.  La escena está complementada con música árabe y hasta aparece el llamado de oración del islam.

Me cuesta escribirlo, porque suena absurda e inverosímil la idea de pensar que todos los seres que cruzara fueran asesinos o  terroristas dispuestos a poner bombas, sin embargo, pese a entender que era una locura sin fundamento seguía sintiéndome insegura y me era imposible controlar la reacción de mi cuerpo. 


¿Por qué la estaba pasando tan mal?

Desde chicos vamos buscando similitudes y a partir de la generalización armamos esquemas que nos sirven para interpretar el mundo y guiarnos sobre cómo debemos comportarnos en las diferentes situaciones que nos toca vivir.  Los esquemas nos permiten interpretar la realidad de la manera más rápida sin tener que analizar todos los datos uno a uno. Cuando encontramos información similar a alguna anterior aplicamos el esquema que tenemos, transferimos las conductas, y en todo caso, discriminamos las diferencias para ver si debemos crearles nuevas categorías al esquema.

La habilidad de generalizar tiende a ser sumamente útil pero puede salir mal cuando aplicamos la lógica a las personas. En general resultan efectivas las generalizaciones basadas en experiencias reales anteriores y aunque tengan margen de error suelen ser más beneficiosas que problemáticas.  Sin embargo, cuando los estereotipos están formados por información falsa, como mucho de lo que vemos en los medios de comunicación, resultan sumamente perjudiciales.* Y lo estaba sintiendo en carne propia.

Como dice Chimamanda Ngozi Adichie en su charla TED, "El peligro de la historia única": somos muy vulnerables ante las incontables versiones de esa historia que se repite y ni nos damos cuenta. “La historia única crea estereotipos y el problema con los estereotipos no es que sean falsos sino que son incompletos. Hacen de una sola historia, la única historia. (...)  Hay otras historias y es importante hablar de ellas.  La consecuencia de una sola historia es que le roba la dignidad a los pueblos, dificulta el reconocimiento de nuestra dignidad humana y enfatiza las diferencias en vez de nuestras similitudes.”


"Es una interpretación de los hechos y las decisiones que tu cerebro toma a partir de los estímulos que te rodean lo que determina como percibís la realidad. No hay una realidad, solo aquella que decidas ver." Estanislao Bachrach, En cambio

Tardé casi cinco días en habituarme, en reconfigurar la interpretación sobre la información del contexto para eliminar el prejuicio y que no se dispare la alarma desestabilizadora. Quería disfrutar de ese presente y para ello era necesario mirar con nuevos ojos, los míos, y así crear MI propia percepción no mediatizada. Fue recién ahí cuando pude empezar a disfrutar de Marruecos y de su gente. 

Descubrí musulmanes generosos y atentos. Todas las personas que crucé me ayudaron a ubicarme y a encontrar direcciones dentro de las medinas, incluso desviándose de su camino original, y vale aclarar que no todos pidieron propina a cambio. 

Observé personas muy amables con los chicos, ya sean sus hijos o ajenos. 

En cada contacto el infaltable saludo “bienvenido” y la reiterada invitación a compartir un “whisky bereber” como le llaman al té de menta. (La insistencia infinita en la venta es material para otro post.)

En un parador en la ruta estaba curiosa por saber que estaba comiendo una señora, parece que no fui muy disimulada porque se dio cuenta y levantó su plato para convidarme. En el momento me reí y pensé que había sido un hecho aislado, pero cuando en diferentes oportunidades volvieron a ofrecerme comida, lo interpreté como regla y no como excepción.  


En Chefchauen, el pueblito azul de la montaña estuve charlando con Antonio, uno de los dueños del riad (casa con patio interno) donde me hospedaba. Empezamos hablando del clima, literalmente, porque llovía y le pedí prestado un paraguas. Supongo que después seguimos con mi lugar de origen, Maradona, Messi y continuaba la charla. Sin embargo, hubo algo que me llamó mucho la atención: cuando, no tengo ni idea de en qué contexto, me dice que soy buena persona. Me sorprendió el comentario porque no contaba con información suficiente para tal afirmación (ni para una contraria.) Desconcertada, le pregunté en que basaba sus palabras. Dijo que las chicas que van solas a Marruecos suelen asustarse, no sentirse cómodas y no gustarles estar ahí. Yo ya había pasado ese estado, ya no veía fantasmas. Y recién, a partir de su comentario, tome consciencia de que mientras uno la pasaba mal colapsando por los prejuicios había un "otro" sintiéndose peor, el discriminado sin razón.  


Cuando rechazamos la historia única, cuando nos damos cuenta que nunca hay una sola historia sobre ningún lugar: recuperamos una suerte de paraíso” 
Chimamanda Ngozi Adichie


Beatriz Sarlo en su libro Viajes- de la Amazonia a las Malvinas, escribe en nombre de todos los viajeros:
“(…) no podría argumentar que estos relatos son testimonios neutrales. En todos los casos hay tres elementos que se conjugan: el sujeto que viaja; el espacio desconocido; las modificaciones de este sujeto por haber atravesado ese espacio. Si nunca dejé de pensar en esos viajes es porque les pertenezco de manera radical: no son simplemente recuerdos, sino las formas en que la experiencia me modificó en cada momento"

Comparto el video de "El peligro de la historia única"



Flor, agosto 2015


*Curso de Introducción a la Psicología -  Coursera. Prof. Steve Joordens, Universidad de Toronto 


Post relacionados

Perdida, encontrada y todavía pensando en FES

No hay mal que por bien no venga

Un viaje en la distancia y en el tiempo

Hábitos naturalizados


Etiquetas: , , , , , , , , , ,